La comunicación no violenta (CNV) fue desarrollada por Marshall B. Rosenberg, Doctor en psicología clínica, educador, reconocido mediador en conflictos internacionales, y fundador del Centro para la Comunicación No Violenta (cnvc.org).

La comunicación no violenta establece una actitud y un conjunto de conceptos y herramientas diseñadas para ayudar a las personas a establecer un cierto tipo de relación compasiva con ellas mismas y con los demás.

Algunos principios de la CNV son:

  • Los humanos a través de nuestras acciones y palabras estamos constantemente tratando de satisfacer nuestros valores y necesidades.
  • Las personas disfrutan de manera natural contribuyendo al bienestar de los demás cuando lo hacen de forma voluntaria.
  • Reconocemos que somos interdependientes y elegimos satisfacer las necesidades mediante la cooperación en lugar de la competencia, incluso con niños.
  • Asumir la responsabilidad por nuestros sentimientos y elecciones mejora la calidad de nuestras relaciones, con nosotros mismos y con los demás.
  • Lo que nos decimos a nosotros mismos (pensamientos, juicios, historias) generan nuestras reacciones, no las acciones o dichos de los demás.

La práctica de la CNV promueve:

  • Autenticidad en la expresión y empatía para conectar desde el corazón con los demás.
  • Ser vulnerables para traer entendimiento mutuo a nuestras interacciones.
  • Tomarnos el tiempo necesario para conectar con lo que está vivo en nosotros antes de responder.
  • Distinguir las observaciones de los juicios y las necesidades de las estrategias que elegimos para satisfacerlas.
  • Diferenciar los pedidos de las exigencias.